Diles, pues: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos a mí, dice Jehová de los ejércitos, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos. Zacarías 1: 3

Vida Restaurada - Iglesia Sobre la Roca KatyLa Biblia tiene un tema recurrente a lo largo de los períodos históricos y sus páginas. Tiene que ver con el deseo de Dios por nuestra comunión íntima con él. Como un padre amoroso, Él siempre está buscando el corazón de sus hijos. Es notable que todavía espera que respondamos a su amor y propósito. Él anhela nuestra atención para que pueda hablar a nuestras vidas de su bondad y gracia. Él es un Dios celoso en un sentido santo, y por lo tanto, Su voluntad no es gravosa. Nos concedió la capacidad de elegir, ya sea que sigamos su voluntad o persigamos nuestros deseos egocéntricos y egoístas. Es nuestra decisión, obviamente.

Al obedecer a Dios y responder a su voz, el resultado es ilimitado. Por otro lado, cuando nos ocupamos de las atracciones y placeres de este mundo e ignoramos la voz del Espíritu Santo, nuestras vidas se vuelven monótonas e insípidas. Nuestra perspectiva y nuestro propósito real se vuelven borrosos. Nuestra agenda se llena de interés propio y actividades mundanas. De hecho, cuando investigamos la historia de los libros de Crónicas y Reyes, descubrimos el precio pagado por aquellos que ignoraron la voz de Dios. Como una nube oscura y densa llena los cielos, lo mismo le sucede a nuestro espíritu cuando elegimos ignorar su voz. De hecho, Dios nos habla de muchas maneras, la pregunta es, ¿tenemos el deseo de sintonizar y escuchar?

Un asunto es siempre cierto, ya que buscamos el compañerismo con Dios y construir una relación cercana con Él, la vida se vuelve muy interesante. Nuestras disciplinas espirituales se vuelven significativas y, sobre todo, nos llenamos de su gozo. También, comenzamos a deleitarnos en su presencia en cada aspecto de nuestra vida. Nada supera la alegría de recibir su voz en nuestro corazón. Nada puede comparar la iluminación de leer las Sagradas Escrituras y descubrir Su guía. No importa lo que enfrentamos en la vida, si su presencia está con nosotros, nada puede abrumarnos. Por favor tome tiempo ahora para preguntarle al Espíritu Santo cómo puedo tener comunión diariamente.

Por el Pastor Jorge Cardenas