Y este mandamiento tenemos de él, que el que ama a Dios ama también a su hermano. 1 Juan 4:21

Vida Restaurada - Iglesia Sobre la Roca KatyUna vez que tomamos la decisión de tener una relación con Dios, generalmente surgen preguntas en nuestra alma. En mi caminar personal con el Señor, a veces dudaba con algunas preguntas sobre su amor por mí. En mi caso, crecí con una predisposición a desear la aprobación. Por lo tanto, hacia, erróneamente, cualquier cosa para manipular la aprobación de los demás a fin de sentirme completo y amado por los demás. Así es como erróneamente alimenté mi búsqueda de la seguridad y autoestima. No obstante, la Biblia tiene una narración clara de cómo somos amados y aprobados. Somos aprobados por el Amado, nuestro Señor Jesus.

¿Dios realmente me ama? Esta pregunta me vino a la mente muchas veces. Ciertamente, no se basó en la capacidad de Dios para amarme, era más en la línea de cuestionamiento si merezco su amor debido a mi comportamiento. Todos luchamos en algún momento por definir y comprender su gracia. Es posible que en nuestra educación, nuestros padres nos dieron buenos regalos y afirmaciones por nuestro buen comportamiento y, por supuesto, posiblemente nos castigaron por portarnos mal. Así es como usualmente abordamos la respuesta a la pregunta anterior. La Biblia lo hace claro y simple, incluso cuando no merecíamos ser amados por Dios, Él aún dio a su Hijo en la cruz por nosotros (Romanos 5: 8).

¿Cómo sé que Él me ama? En realidad, la Biblia es un libro del amor más perfecto. Es la carta de amor de Dios dirigida a nosotros los pecadores. Su pasión por nosotros no depende de nuestras habilidades o nuestro esfuerzo por mostrarle a Dios cómo merecemos su afirmación. Es una cuestión de fe y aceptación. De hecho, su amor se demuestra cuando Dios nos da su Espíritu Santo (Romanos 5: 5). En momentos en que te sientes triste o confundido, siempre puedes aprovechar este amor. Su amor nos consuela, nos da paz y nos transforma. Su amor arroja todos nuestros miedos.

¿Cómo respondo a su amor? Cuando amas a alguien, es obvio que quieres pasar tiempo y deseas saber más sobre la persona que amas. Debido a que valoras esa relación, quieres hacer cualquier cosa para complacer a esa persona. Jesús dijo “Si me amas, guardas mis mandamientos”. Nuestro comportamiento de obediencia es un verdadero signo de responder a su amor. Sus mandamientos no son gravosos. Es una alegría responder a su amor y permitir que nos acerquemos.

¿Cómo expreso su amor? Expresar su amor es una cuestión de conocer Sus expectativas. Podemos hacer muchas disciplinas espirituales para expresar nuestro amor y estas pueden ser validadas. Por ejemplo, podemos pasar tiempo de calidad orando. También podemos, meditar en su Palabra, y esta nos da conocimiento de él. Además, podemos intentar ayunar para estar más cerca y escuchar su voz. Inclusive, podemos ser buenos administradores de recursos y compartirlos con otros. Pero la máxima expresión de nuestro amor por Dios sucede cuando amamos a nuestros hermanos. No se pierda la oportunidad de expresar su amor a su máxima capacidad. Comparte su amor con tu hermano.

Por el Pastor Jorge Cardenas