Destruimos los argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios; llevamos cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo, 2 Corintios 10:5

Vida Restaurada - Iglesia Sobre la Roca KatyLa forma en que usamos nuestra mente afecta nuestro potencial y progreso en la vida. Nuestra mente es la torre de control de nuestras ideas, esperanzas y sueños. Una vez que permitimos que nuestra mente sea libre en el descubrimiento, el deseo de ser productivo aumenta exponencialmente. Toda gran idea comienza con una mente que está clara y lista para seguir adelante. Una mente libre para una productividad positiva es poderosa. Nuestra mente es el centro de nuestras almas. Es donde tiene lugar la toma de decisiones, donde se manejan las emociones y se cumple la expresión. Las personas productivas generalmente practican formas de liberar su mente para responder a lo mejor de su potencial. Aquí hay algunas cosas simples que puede hacer para mejorar y liberar tu mente.

Primero, permite que el Espíritu Santo te ayude a enfocarte. Esto sucede cuando oras, piensas, observas y responder a una visión clara. En nuestros días de multitareas, es difícil y aún más de practicar. Es fácil distraerse con el entretenimiento u otras cosas que no aportan valor a tu vida. Si quieres llegar a lugares de oportunidad, ¡debes concentrarte!

En segundo lugar, aprende a eliminar el desorden. Solo piensa por un minuto que tu mente es un garaje lleno de cosas que no estás usando y que probablemente nunca volverás a usar. Bueno, ¿qué deberías hacer? Deshazte del desorden innecesario. Limpia ese garaje, tira los desechos y guarda solo las herramientas que necesitas. Por ejemplo, cuando estoy leyendo o escribiendo tengo la costumbre de despejar cosas en frente de mí. Si no limpio mi escritorio, distraerá mi pensamiento y concentración.

Esto también sirve para escuchar lo que las personas dicen de ti. Escucha a personas honestas y amorosas, cuando su aporte es claro y está bien intencionado. Deshazte de las palabras, las actividades o incluso las personas que agotan tus emociones o bolsillos. Si quieres volar como un águila, evita a los pavos diciéndoles pensamientos negativos sobre lo que eres incapaz de hacer. Las grandes mentes sufren el rechazo porque se atreven a soñar lo imposible.

En tercer lugar, toma cada pensamiento negativo cautivo. Los pensamientos negativos forman nubes oscuras en nuestro cerebro. Incluso la persona más positiva se puede encontrar un pensamiento negativo en una circunstancia inesperada. En mi esfuerzo por recuperarme de la devastación del huracán Harvey, la tarea se hizo abrumadora a veces. Mi mente vagó en muchas direcciones equivocadas a veces, pero la gracia de Dios me permitió volver a la perspectiva correcta. Fui testigo de milagro tras milagro. La evidencia de intervención sobrenatural se convirtió en una nueva normalidad. Mis conversaciones personales con mi Señor Jesús se profundizaron. Hice todo lo posible para bloquear los pensamientos negativos, incluso cuando se volvieron reales y muy amenazantes.

Finalmente, escribe la visión de Dios para tu vida. Poner cosas en papel es un ejercicio poderoso para tu mente. Los momentos más creativos ocurren cuando la pluma se encuentra con el papel y las ideas pasan de los sueños a la realidad. Mientras tomas tiempo para orar y escribe tus ideas, ten en cuenta la siguiente secuencia:

*Definición del propósito
*Fuente de provisión
*Borrador de prioridades
*Disposición personal para cambiar

Una vez que completes este ejercicio, espera en Dios. Haz tu máxima diligencia y permite que Dios te muestre cuánto está involucrado en su vida.

Por el Pastor Jorge Cardenas