Porque es Dios el que hace en vosotros el querer y el hacer por su buena voluntad. Filipenses 2:13

Vida Restaurada - Iglesia Sobre la Roca KatyDe vez en cuando, los que manejamos debemos llevar nuestros autos por algo llamado reajuste de neumáticos. Es importante que nuestros neumáticos estén debidamente equilibrados para nuestra seguridad y economía de combustible. El desgaste normal del viaje diario hace que las llantas de nuestros automóviles se desalineen. En nuestra caminata de fe, todos debemos detenernos periódicamente y realinear nuestros pensamientos con el propósito celestial. A veces, el desgaste de las circunstancias de la vida nos desincroniza con la voluntad perfecta de Dios.

La buena noticia es que Dios obra en nosotros tanto su voluntad como el deseo de hacer y querer. Ambos conceptos son claves para nuestro desarrollo de fe. Su voluntad es buena, aceptable y perfecta. Como seguidores de la voluntad de Dios, debemos consultar con el Espíritu Santo en cuanto a lo que se refiere la voluntad de Dios para con nosotros cada día y durante nuestra vida. Si queremos encontrar su voluntad, debemos sacudir cualquier duda, debemos silenciar cada ruido que bloquea la voz del Espíritu en nuestro corazón. Cualquier cosa que desvíe nuestro corazón de la voluntad de Dios ó que robe nuestra atención de su voz, debe ser identificada y tratada intencionalmente.

Hay tanto que hacer y tan poco tiempo para hacerlo. Si queremos su buena voluntad, es importante que nos conectemos con Dios en su propósito y continuamente. Las disciplinas espirituales como meditar en Su Palabra, orar, adorar, tener compañerismo, ayunar, compartir recursos con otros y tratar de agradar a Dios con nuestro comportamiento es una buena lista para hacer referencia en nuestra caminata diaria. Conectarse a su voluntad nos da un sentido de propósito y poder en la vida. Su palabra declara: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son mis caminos”, dice el Señor (Isaías 55: 8) “.

No se preocupe, la voluntad de Dios no es consumirse con actividades. Más bien se trata de nuestra fidelidad en las cosas pequeñas lo que allana el camino para un nivel más profundo de compromiso con el Señorío de Cristo. Nada te traerá más alegría que hacer su buena voluntad. Es por eso que Dios te llamo, es por eso que te levantas cada mañana, y es por eso que existes. ¡Levántate y haz su voluntad hoy!

Por el Pastor Jorge Cardenas