Creemos en

Las Sagradas Escrituras como la palabra de Dios, revelada al hombre por inspiración del Espíritu Santo.


Que las Sagradas Escrituras hablan por si mismas y no creemos en las interpretaciones personales.


Creemos en un solo Dios viviente, eterno y verdadero quien es tres personas distintas. Padre, Hijo y Espíritu Santo, siendo tres indisolubles e inescrutables, unidad en esencia, poder y eternidad.


Creemos que el Hijo es eternamente engendrado del Padre y único mediador entre Dios y los hombres; nacido de la virgen Maria; y en El conviven dos naturalezas: Divina y Humana, en una sola persona.


Creemos que el Espíritu Santo procede eternamente del Padre y del Hijo, y es revelado del conocimiento de Dios al hombre; por las Sagradas Escrituras.


Creemos en la muerte redentora de Jesucristo en la cruz del calvario, en la expiación por su sangre y en la justificación por su mérito.


Creemos que Jesucristo murió en la cruz, fue sepultado y resucitó al tercer dia de entre los muertos, ascendió al cielo y está sentado a la diestra de Dios Padre.


Creemos que la Iglesia es integral, equilibrada bajo el principio de santidad en libertad y libertad en santidad, sin legalismo, normas de hombres sobre vestuario, ornato personal, comida, bedida, regulación de la vida privada u otro yugo similar.


Creemos que el cristianismo es una manera de ser y de actuar.