¿No te he mandado?  Sé fuerte y valiente;  no temas ni desmayes,
porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas ”.

Josué 1: 9

Cada artefacto que proporciona un servicio tiene una fuente donde proviene su energía.  Además, para que cualquier máquina realice su función, debe tener un botón o polea especial para que pueda arrancar.  Además, se necesita un plano para estudiar y conocer el diseño para mantenerlo o repararlo. El Gran Diseñador del universo te ha creado con un propósito principal.  Él ha proporcionado un entorno donde puedes prosperar y descubrir tu misión. El plan para tu vida se desarrolla por su Palabra, la Sagradas Escrituras. A través de estas descubrirás tu potencial.  A medida que sigues tu destino en esta vida, debes enfocar tu descubrimiento al conocer su camino, su tiempo, su provisión y su gloria.

Sus caminos son mucho más altos que nuestra mente finita y nuestros caminos.  Su plan requiere un oído sensible y una disposición total para seguir su voz. Por ejemplo, a Abraham se le dijo que abandonara su pueblo y su familia, excepto su esposa y algunos sirvientes.  No tenía idea de a dónde lo llevaba Dios. El tuvo que aprender a seguir el camino de Dios, incluso en momentos de incertidumbre. Es un proceso de fe y obediencia. Se trata de ser fiel en las cosas pequeñas que coloca tu potencial en el camino correcto.

El tiempo es una gran parte del proceso. Una temporada llega y otra finaliza. Reconocer tu temporada en Dios es un elemento clave para hacer su voluntad.  Algunas personas abandonaron una llamada especial solo porque lo prometido no sucedió en el tiempo que esperaban. Esa es posiblemente la razón más importante por la que algunos no llegan a su destino para disfrutar del fruto de su resistencia.

En el camino, todos necesitamos recursos para completar nuestro potencial.  Dios promete proveer para cada necesidad en el camino. Desafortunadamente, para algunos, la espera de los recursos es muy difícil.  Especialmente, cuando nos sentimos entusiasmados con un proyecto y comenzamos a planificar, es fácil desanimarse ya que carecemos de los recursos necesarios.  Sin embargo, Dios siempre muestra su fidelidad para aquellos que confían en Él.

Finalmente, cuando llegamos al territorio conquistado, es importante darle el honor a Dios.  Su gloria debe ser declarada en cada peldaño que nos concede. Hagas lo que hagas, no renuncies al potencial de Dios en tu vida.  No importa tus limitaciones o circunstancias, Él te llevará a Su asombroso plan.

Por el Pastor Jorge Cardenas